Enfermedad de Parkinson, información, noticias, tratamientos, fármacos, investigación, terapias.

Curan un cáncer de piel con células clonadas del propio paciente

Curan un cáncer de piel con células clonadas del propio paciente (articulo original)

JOSU DE LA VARGA/FORUMLIBERTAS.COM

La investigación con células adultas sigue obteniendo grandes avances terapéuticos sin necesidad de tener que recurrir a la destrucción de embriones para obtener células madre. Un equipo médico de Estados Unidos ha conseguido curar por primera vez un cáncer de piel en estado avanzado gracias a una nueva técnica que utiliza células clonadas procedentes del sistema inmunitario del propio paciente. Este éxito terapéutico se suma a tres avances más obtenidos a partir de células madre adultas.

Los investigadores norteamericanos, cuyo trabajo se ha plasmado en un artículo de la England Journal of Medicine, clonaron células del sistema inmunitario del enfermo para multiplicarlas ‘in vitro’ y volvérselas a implantar posteriormente. De esta forma, consiguieron ayudar al sistema inmunitario a luchar contra esta enfermedad. Además, el descubrimiento abre la puerta a la posible cura de otros muchos tumores contra los que las defensas del paciente no pueden luchar por sí solas.

Este éxito terapéutico viene a sumarse a otros tres avances más obtenidos a partir de células madre adultas: la creación de moléculas capaces de estimular ‘in vitro’ células madre del sistema nervioso hasta conseguir su maduración; la reconstrucción de mamas en una veintena de mujeres llevada a cabo por el Hospital Clínico de Barcelona a partir de células madre de la grasa; y la curación del Parkinson en ratones utilizando células madre adultas de la nariz.

Reforzar el sistema inmunitario para que las propias células del cuerpo luchen contra el cáncer. Esta es la base de una nueva forma de tratar el melanoma a la que llegaron los investigadores norteamericanos. La nueva técnica consiste en extraer al paciente una muestra de células sanas del sistema inmunitario para, ya en el laboratorio, multiplicarlas por unos cinco mil millones e insertarlas después en el paciente.

Gracias a esta clonación se ha conseguido por primera vez curar a un hombre de 52 años que padecía un melanoma en estado avanzado, que ya había afectado a los pulmones y a los nódulos linfáticos. Apenas dos meses después de que los médicos del Fred Hutchinson Cancer Research Center, en Seattle (Estados Unidos), inyectaran las células clonadas en el paciente, observaron que los tumores habían desaparecido y, dos años después, el hombre se encuentra en perfecto estado y totalmente curado del cáncer.

La célula responsable de este gran avance en la lucha contra una enfermedad que cada año se cobra miles de vidas es la CD4 o T4, un tipo de glóbulo blanco que se dedica a luchar contra las infecciones. Y ésa es la que utilizan los científicos para clonarla e insertarla en el paciente para que su sistema inmunitario sea más fuerte que el propio cáncer, según una información de la BBC.

Por otra parte, una nueva técnica médica desarrollada por un grupo de científicos del Southwestern Medical Center de Dallas, adscrito a la Universidad de Texas, ha revolucionado los tratamientos que requieren el tratamiento de células madre del sistema nervioso. Los científicos consiguieron crear una molécula capaz de estimular fuera del cuerpo las células madre del sistema nervioso hasta que se hacen maduras y pueden emitir las señales eléctricas necesarias para su pleno funcionamiento.

“Esto supone un punto de partida para la medicina neurorregenerativa y la terapia para el cáncer cerebral”, asegura el doctor Jenny Hsieh, catedrático de biología molecular y uno de los responsables del desarrollo de esta técnica, que se publica en la revista Nature Chemical Biology.

La técnica consiste en la posibilidad de cultivar fuera del cuerpo las células madre del sistema nervioso hasta que éstas se hacen maduras gracias a la molécula descubierta (la Isx-9), que es la encargada de estimular estas células mientras se están cultivando. De esta forma, una vez que las células son todo lo maduras que se necesita, los médicos las reinsertan en el cuerpo del paciente.

Este no es el único beneficio que permite la molécula creada, ya que a lo largo del proceso observaron que haber desarrollado estas moléculas les ofreció pistas para crear nuevos componentes farmacéuticos y llegar a nuevos tratamientos para tratar la enfermedad de Huntington, el cáncer o las lesiones cerebrales traumáticas.

Otro de los éxitos terapéuticos obtenidos a partir de células madre adultas tiene que ver con la reconstrucción de mamas en mujeres que han padecido un cáncer. El Hospital Clínico de Barcelona ha llevado a cabo una técnica revolucionaria para aquellas mujeres que han pasado por ese trauma. Se trata de realizar esta reconstrucción a partir de injertos de grasa, un método que pretende “regenerar en lugar de reconstruir”, según explicó Joan Fontdevila, jefe de servicio de Cirugía Plástica del centro barcelonés. El cirujano, que ya ha aplicado este método en una veintena de pacientes, destacó que entre las ventajas de este sistema destaca que provoca “menos traumatismo” en la paciente, mejora el aspecto externo de la piel y es “más económico”. Aún así, señala que, como todo, también tiene sus limitaciones.

La técnica es sencilla, con similitudes con la liposucción y se ha utilizado también en reconstrucciones faciales. Permite reconstruir la mama gracias al efecto regenerador de la grasa injertada, rica en células madre. Con la ayuda de unas cánulas, el cirujano obtiene unos injertos de grasa de debajo de la piel de cualquier zona del cuerpo. Esta piel se procesa en el mismo quirófano con la finalidad de purificarla e inyectarla en el pecho afectado por la mastectomía y sin necesidad de realizar otra cicatriz. La operación dura dos horas y el tiempo de recuperación es mucho menor que con las técnicas tradicionales.

Por último, un equipo de investigadores de la Universidad de Griffith, en Australia, ha conseguido curar el Parkinson en ratones tratándoles con células madre adultas extraídas de la nariz de personas con dicha enfermedad. El estudio, publicado a primeros de junio en la revista Stem Cells, explica cómo los investigadores provocaron Parkinson en ratones para después inyectarles en el estriado cerebral células madre “olfatorias, derivadas de la neuroesfera” y obtenidas de la mucosa nasal de enfermos.

En un plazo de tres semanas, todos los ratones en los que se realizó el experimento mostraron una notable mejoría. Esto prueba, según los científicos, que las células se habían convertido en neuronas productoras de dopamina, cuya ausencia provoca el descontrol muscular típico del Parkinson. En el caso de realizarse en humanos, además, tendría la ventaja de que, al ser células del propio paciente, no habría rechazo.

Please publish modules in offcanvas position.