Enfermedad de Parkinson, información, noticias, tratamientos, fármacos, investigación, terapias.

Susurros inquietantes, suspiros...

Muchas veces, en conversaciones mas o menos baladíes, ha surgido el tema del mas allá, normalmente se hace referencia a experiencias juveniles con la tabla de la ouija.

Suelen tener estas conversaciones en común que la persona que me ha referido haber practicado con la tabla lo dejó por llegar a una situación de verdadero miedo.

El otro día me contaba una conocida el tremendo pánico que tuvieron cuando al pedir a los "entes" una prueba de manifestación, se les abrió un grifo. La ouia fue a la basura y la experiencia a ese sitio al que no queremos regresar.

Pero no es algo aislado como dije, otra amiga me refirió haber llegado a tal grado de "intimidación" con los digamos espíritus, que fue citada en viernes, en una iglesia a la 24h. Buscó mi amiga esas claves, espíritu, iglesia...y vio que esa cita tenía mas peligro del que ya suponía, y suponía mucho.

Yo misma hablando con amigos de estos temas vi como una copa estallaba en pedazos, la conversación se congelo y un "mejor dejamos el tema" vino a solventar parcialmente el vacío

Por reportajes en la tele y las experiencias de otros, deduzco que los espiritus, si los convidas, piden mas y mas ..hasta obtener tu vida si sigues con el mal llamado juego.

Siempre me dio pánico entrar en esos temas, pues yo dormía en una casa llena de espíritus. No vivía todo el tempo allí, pero pasaba muchas horas. La explicación es que tenía un tío ciego soltero al que cuidábamos mis hermanas y yo.

La casa era de lo mas propia: antigua, llena de pasado, recuerdos, pero no pasaba mucho tiempo sin que ese pasado se demostrara en el presente.

Golpes en las paredes, colchones de lana que se volvían hundidos como si un cuerpo descasara en el. Susurros inquietantes, suspiros...

Todo invitaba a la comunicación, pero jamás la establecimos. Los golpes, luego supe, son para establecer un dialogo de repuestas, si o no, osea ouija. Pero a lo más que llegamos fue a pedirles silencio en un día en el que "alborotaba" de más.

A un Psssssssssssi, de mi hermana la casa quedó tranquila, sin un solo ruido. Los crujidos de muebles, supuestamente por el cambio de temperatura, el viento de las rendijas, los susurros etc., desaparecieron.

Para mi propia tranquilidad pensé que eran entes amigos ..y así quedó la cosa.

Muchas veces repetí el pssssssssi y muchas veces callaron.

¿Qué haría sucedido de establecer un dialogo? Sólo el cielo lo sabes...o me temo que también pudiera ser el infierno.

Please publish modules in offcanvas position.