Enfermedad de Parkinson, información, noticias, tratamientos, fármacos, investigación, terapias.

Toxina botulínica mejora los problemas urinarios del Parkinson

Las inyecciones de toxina botulínica tipo A, famosa por su nombre comercial Botox, son útiles en los pacientes con enfermedad de Parkinson y vejiga hiperactiva, informaron expertos italianos.

La doctora Antonella Giannantoni dijo a Reuters Health que en este tipo de pacientes "la inyección de bajas dosis de toxina botulínica tipo A generaría (...) una mejora importante en la calidad de vida".

El equipo de Giannantoni, de la Universidad de Perugia, señaló que aunque generalmente se usan anticolinérgicos como tratamiento de primera línea contra la vejiga hiperactiva, sus efectos colaterales son un problema, particularmente en los ancianos.

Los autores ya habían tenido éxito con el uso de dosis de 200 unidades de toxina botulínica en pacientes con Parkinson y en el estudio actual emplearon una inyección de 100 unidades para tratar a ocho pacientes, siete de ellos mujeres, que fueron seguidos por seis meses.

El enfoque redujo la frecuencia urinaria durante el día y la noche, y la cantidad de episodios de incontinencia. También incrementó los registros de calidad de vida y mejoró los resultados urodinámicos.

Los resultados, señalan los investigadores, están en línea con los de un estudio reciente controlado con placebo efectuado en pacientes con vejiga hiperactiva idiopática.

En general, el equipo concluye que la inyección de 100 unidades de toxina botulínica genera mejoras clínicas y urodinámicas que duraron "por lo menos seis meses".

FUENTE: Journal of Urology, online 24 de julio del 2011

Please publish modules in offcanvas position.