Enfermedad de Parkinson, información, noticias, tratamientos, fármacos, investigación, terapias.

La hormona grelina puede reforzar la resistencia a la enfermedad de Parkinson

Grelina, una hormona producida en el estómago, puede utilizarse para reforzar la resistencia a, o ralentizar, el desarrollo de la enfermedad de Parkinson, según informa un grupo de investigadores de la Escuela de medicina de Yale en un estudio publicado en una edición reciente de la revista Journal of Neuroscience.

El investigador de Yale Tamas Horvath y sus colegas encontraron que la hormona en cuestión es protectora de las neuronas de dopamina. "También encontramos que, además de su influencia sobre el apetito, la grelina es responsable de la activación directa de las células de dopamina en el cerebro", dijo Horvath, director y profesor de medicina comparativa y profesor de neurobiología y obstetricia y ginecología de la Universidad de Yale School of Medicine. "Debido a que esta hormona se origina en el estómago, circula normalmente en el cuerpo, por lo que fácilmente se podría utilizar para reforzar la resistencia a Parkinson o podría ser utilizada para retrasar el desarrollo de la enfermedad".

Horvath y sus colegas realizaron el estudio en ratones que recibieron suplementos de grelina y en ratones que tenían deficiencia de la hormona grelina, y en el receptor de la grelina. En comparación con los controles, los ratones con deterioro de la acción grelina en el cerebro tenían más la pérdida de dopamina. Horvath dijo que los resultados podrían ser fácilmente trasladados a uso humano, porque el sistema de grelina se mantiene a través de diversas especies.

La grelina fue previamente asociada con la liberación de hormonas de crecimiento, el apetito, el aprendizaje, la memoria, y con el circuito de recompensa del cerebro que regula los deseos de alimentos. Recientes estudios en humanos muestran que el índice de masa corporal, la grasa almacenada y la diabetes están vinculados a la enfermedad de Parkinson. La última investigación también muestra que la obesidad es un factor de riesgo para la neurodegeneración en los ratones.

En futuros trabajos, Horvath y su equipo tratará de determinar los niveles de grelina en los individuos sanos y en pacientes de Parkinson. También determinará si los niveles de grelina alterados podrían ser un marcador biológico de desarrollo de la enfermedad y la vulnerabilidad.

Fuente: Science Daily

Traducción: UCP

Please publish modules in offcanvas position.